Tus encías son muy importantes

La Periodoncia es la especialidad dentro de la Odontología encargada de velar por el buen estado de las encías. Sus tratamientos están enfocados a curar las enfermedades periodontales, causadas por las bacterias que se acumulan alrededor de los dientes.

¿QUÉ ES LA PERIODONTITIS?

La periodontitis es una enfermedad inflamatoria que afecta a los tejidos que hay alrededor del diente (y que reciben el nombre de periodonto). Si no se diagnostica y se trata a tiempo, puede provocar la pérdida dental y, en determinados casos, afectar en la salud general de quien la padece.

¿POR QUÉ CUIDAR TUS ENCIAS?

Aunque no siempre se le da la importancia que tiene, un leve sangrado de encías o una irritación, son señales a tener muy en cuenta.  La periodontitis que no se trata desemboca en una enfermedad muy agresiva que provoca la pérdida del diente.

Identifica Las Señales De Alarma 

SANGRADO

El sangrado es la primera señal que aparece y la más visible. Puede presentarse cuando te cepillas los dientes o al comer.

ENROJECIMIENTO

Es otro de los síntomas característicos de la periodontitis. Hace que las encías adquieran un color más intenso y brillante.

INFLAMACIÓN

La inflamación también aparece en la fase inicial. Provoca que las encías se agranden e invadan parte del diente, en mayor o menor medida.

¡Escríbenos! nuestro equipo de apoyo al paciente aclarará todas tus dudas 

PREGUNTAS FRECUENTES

A continuación, te ofrecemos la respuesta a las cuatro preguntas sobre Periodoncia que más nos hacen nuestros pacientes

Lo cierto es que sí existe una predisposición individual en cada persona, que viene condicionada por los genes heredados. Sin embargo, aunque la genética sea un factor de riesgo importante en el desarrollo de enfermedades periodontales, será siempre la presencia de bacterias la que acabe determinando la aparición de la periodontitis.

Por tal motivo, al no poder controlar los factores hereditarios, la mejor manera de prevenir estas enfermedades es el control de la placa bacteriana.

Esta enfermedad está provocadas por una higiene dental deficiente, que hace que no eliminemos de forma correcta los restos de comida, por tanto, acumulemos sarro entre nuestros dientes.

Para evitar la aparición de estos problemas, es fundamental que nos cepillemos los dientes durante al menos dos minutos después de cada comida.

Además de lo que podamos hacer en nuestra rutina diaria, es muy importante que acudamos al dentista al menos una vez al año y que nos sometamos a limpiezas bucodentales profesionales en su consulta.

Si la enfermedad está en una fase avanzada es posible que el tejido del periodonto ya no tenga suficiente hueso para poder sujetar a los dientes y que estos acaben cayéndose. La solución más recomendable en estos casos pasa por reponer las piezas dentales perdidas mediante prótesis fijas o implantes dentales.

Sin embargo, si padeces periodontitis pero aún no has perdido ninguna pieza dental, te recomendamos que acudas de manera urgente a la consulta de un experto en Periodoncia que sea de tu confianza.

En ningún caso esperes a que se te caiga un diente o presentes movilidad para buscar una solución. Aunque las piezas dentales se pueden reponer mediante implantes, este tratamiento será siempre más largo, complejo y costoso que abordar una periodontitis.

La gingivitis se caracteriza por la inflamación de las encías y el sangrado durante el cepillado. Sin embargo, la periodontitis produce una destrucción de los tejidos del periodonto que puede causar daños irreversibles, como la pérdida de piezas dentales.

En cualquier caso, podemos decir que las dos enfermedades dentales están provocadas por las bacterias que se desarrrollan a través del sarro que acumulamos en nuestros dientes.