MANTEN UNA SONRISA SALUBLAE

La limpieza dental profesional o profilaxis es un tratamiento que ayuda a mantener la buena salud de nuestra boca, eliminando manchas, placa bacteriana y sarro acumulados en las encías y dientes, por eso debes realizarte una higiene total al menos cada 6 meses para mantener una sonrisa saludable y reluciente, ayudándote a sonreír con confianza en cualquier ocasión 

¿qUÉ ES EL HIGIENE TOTAL?

El higiene total, técnicamente conocidas como profilaxis, protege el esmalte, suaviza las manchas y elimina los depósitos que se acumularán en los dientes y debajo de las encías, lo que conocemos como placa dental y que con el tiempo se transformarán en sarro. Con la eliminación de la placa dental y el sarro por parte de nuestros profesionales no solo mejoramos el aspecto de nuestra sonrisa si no que evitamos la aparición y proliferación de bacterias que originan enfermedad es como gingivitis, caries, periodontitis. Una correcta Higiene bucal es indispensable para mantener una boca sana y bonita.

¿CUÁNDO DEBO HACERME UNA HIGIENE TOTAL?

En Dentalplan recomendamos que se realice una limpieza dental cada seis meses.

Existen casos en los que la frecuencia puede variar, por necesidades específicas del paciente.

Por ejemplo, en caso de pacientes con enfermedad periodontal, la frecuencia puede ser mayor pasando a una limpieza mensual e incluso la necesidad de realización de un tratamiento de raspaje radicular.

A su vez, después de la realización de determinados tratamientos como ortodoncia, implantología o procedimientos de estética dental, se realiza previamente una limpieza dental.

 

SONRISA SALUDABLE

Con la higiene dental eliminares de tu sonrisa, bacterias que se acumulan en tu boca, estas se acumulan en partes en donde el cepillo no puede llegar, con una higiene total puedes prevenir enfermedades graves y mantener una sonrisa saludable .

AUMENTA LA CONFIANZA

La higiene total es un procedimiento ideal para mejorar la seguridad en ti mismo. Tener una sonrisa saludable, te hará proyectar la imagen deseada, proporcionándote la confianza que necesitas en todo tipo de actividades, tanto laborales como sociales.

PROTEGE TU SONRISA

Con la higiene total mantendrás una sonrisa saludable y fresca, que te ayudara a lucir tu sonrisa con mayor confianza en cualquier tipo de ocasión.

¡Escríbenos! nuestro equipo de apoyo al paciente aclarará todas tus dudas 

PREGUNTAS FRECUENTES

A continuación, te ofrecemos la respuesta a las cinco preguntas sobre la higiene total que más nos hacen nuestros pacientes:

Al someterte a este tipo de tratamiento, ayudas principalmente a mantener tus dientes libres de residuos de comidas que posteriormente se convierten en sarro. Cuando realizas este tipo de tratamientos también ayudas a:

  • Erradicar la aparición de sarro y placa bacteriana.
  • Prevenir enfermedades dentales como gingivitis o caries.
  • Prevenir la periodontitis.
  • Eliminar las manchas superficiales en los dientes.
  • Brindar una protección mayor a las piezas dentales.

En caso de no llevar a cabo limpiezas periódicas, nuestra boca acumulará con el paso del tiempo una gran cantidad de bacterias derivadas de los restos de alimentos que no podemos eliminar con el cepillado.

Esto dará lugar a una cantidad excesiva de placa y sarro que además de provocar caries puede derivar en diferentes enfermedades periodontales: gingivitis y periodontitis.

La primera se manifiesta con inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías. Sin embargo, la segunda es más grave y causa la pérdida de dientes.

En determinados pasos de la limpieza, algunas personas pueden sentir molestias. Aunque la percepción de incomodidad o dolor son muy personales y varían en función del paciente, lo más habitual es que el procedimiento no sea doloroso.

Sin embargo, si las limpiezas profesionales te causan dolor, también es posible insensibilizar la zona mediante anestesia local.

Debido a que finalizamos nuestro proceso de higiene con flúor, es recomendable no comer ni beber nada hasta dos horas después de la cita. Esto es para que el flúor pueda hacer su efecto: proteger al diente frente a la acción de las bacterias y, por tanto, de caries.

Dado que el estado de salud e higiene bucodental es diferente en función de cada paciente, la frecuencia recomendada tampoco puede ser la misma. Sin embargo, la pauta más habitual oscila entre una y dos limpiezas profesionales al año.

De todas formas, si acudes a realizarte una limpieza, nuestras higienistas te dirán cuál es la periodicidad más adecuada para ti.